Objetivos de todo runner: Por qué y para qué corro

Cada corredor se fija objetivos a corto, medio y largo plazo. Vamos a revisar los pros y los contras de las diversas opciones para la gestión adecuada de la actividad deportiva y los resultados. De hecho, aunque muchos no lo saben, el objetivo influye en el entrenamiento.

Estos son los tipos de objetivos de todo runner

Sin objetivo

Es típico de aquellos que han pasado de runners principiantes a habituales. Cuando no tenemos buenos resultados corremos por correr, por la salud, etc…. El entrenamiento está fuertemente influenciado por la ausencia de estímulos. La carrera tiene una baja prioridad general, es importante, pero no tanto como para merecer un programa de entrenamiento. La situación puede durar años, pero puede evolucionar hacia objetivos más ambiciosos o retroceder hacia una forma de actividad física ocasional.

Objetivo: Participación

Aquellos que son demasiado humildes eligen este estilo para evitar objetivos que pueden considerar fuera de su alcance. Aquellos que no quieren ningún esfuerzo en sus entrenamientos, lo importante no es ganar, sino participar, pero si participo, gano.

Objetivo: Domingo

Objetivo clásico de miles de corredores, es uno de los objetivos más perjudiciales. No es posible competir todos los domingos y tener un entrenamiento óptimo y una prevención de lesiones optimizada. Como variante, los hay que compiten unos domingos y otros domingos participan en competiciones en modo participativo, interpretando algunas carreras como entrenamientos. En cualquier caso, si la meta es la competición del domingo, las metas se vuelven demasiadas, todas iguales y, a la larga, no hay ningún objetivo. Aquellos que pertenecen a esta clase de objetivo deberían al menos no competir todos los domingos, seleccionando las que considere oportuno para disfrutar aún más de ellas y previniendo posibles lesiones por exceso de competición.

Objetivo: El oponente

Generalmente es una consecuencia de la anterior. Como la simple participación del domingo no es estimulante, está vinculada al desafío con uno o más runners. Cómo cualquier asunto repetitivo, a largo plazo, deja de tener motivación alguna, incluso puede convertirse en desánimo cuando nuestro oponente se vuelve demasiado fuerte. En eso momento saldrán las excusas (“no tengo tiempo para entrenar, hoy no me encuentro bien, etc…”). Si, por el contrario, el desafío es demasiado fácil, también acabará resultándonos aburrido y desmotivador.

Objetivo: El desafío

Este es sin duda el objetivo más complejo de describir. Cada uno de nosotros reacciona de forma distinta ante un desafío. Hay quienes huyen y no vuelven a elegir este objetivo, a menos que lo encuentren como la principal fuente de motivación.

La búsqueda del desafío tiene matices muy complejos. Desde el punto de vista negativo, se puede decir que cuando el desafío es probarse a sí mismo y a los demás lo que uno vale, es necesario separar el examen del resultado. Si el desafío es importante como un examen que refleja nuestro valor, nos enfrentamos a un individuo inseguro que difícilmente obtendrá una seguridad real y duradera sobre un resultado positivo. Aquellos que “necesitan” mostrar a otros lo que valen son personas que se sienten menos fuertes.
Si el desafío es importante como resultado, nos enfrentamos con un sujeto que simplemente quiere conocer sus propios límites, sin sentir la necesidad de probar nada, que ya sabe que vale la pena. Si el resultado es negativo, el inseguro se encontrará deprimido, frustrado. Mientras que la persona segura analiza con calma las razones del fracaso, corrige el objetivo y aprende de lo sucedido. Si el resultado es positivo, el inseguro se exalta, pero su inseguridad lo pone inmediatamente a prueba, quizás con otros retos imposibles que producirán frustración y depresión. El sujeto seguro estará enormemente satisfecho y disfrutará de su resultado en paz.

Objetivo: El tiempo

Aparte del hecho de que el tiempo no debe convertirse en un objetivo imposible, también se debe tener claro que no puede ser el único objetivo que el corredor deba establecerse a sí mismo. A diferencia de los corredores profesionales, las mejoras pueden durar incluso años, décadas, pero en la mayoría de los casos, solo cuando se tiene un buen estado de forma. Las mejoras irán a menos en unos cuantos años. Entonces, el concepto de un buen tiempo debe ser reemplazado por otro objetivo de tiempo más realista, que tenga en cuenta la edad del sujeto y su nivel de entrenamiento.

Objetivo: Los títulos

Sin duda es el objetivo menos lógico para un aficionado . Convertirse en un campeón provincial en cierta categoría y en cierta distancia puede ser un placer, pero casi siempre no depende de nosotros, sino de la presencia o ausencia de oponentes más fuertes. Establecer un objetivo que no dependa de nosotros es lo más ilógico que podemos hacer. Por lo tanto, los títulos deben considerarse como guinda del pastel y no como platos principales en tu vida deportiva.

Objetivo: La meta imposible

Podría llamarse “irrealista”, pero utilizo el adjetivo imposible porque todos tienen claro que irreal significa “más allá de la capacidad del sujeto”.
¿Por qué alguien elegiría una meta imposible? La ignorancia no tiene límites. Por ejemplo, muchos aficionados que ejecutan entrenamientos en la preparación de un maratón a 4’30 “por km (por ejemplo, 4 × 2000 m con 3 ‘de recuperación) piensan que esto les da la garantía de llevar el maratón a un” fácil “5’ / km.
Otra causa que lleva a lo imposible es un protagonismo agonístico exagerado. Hay personas que comienzan a correr y apuntan a correr la maratón en menos de tres horas en uno o dos años, sin establecer la más mínima correlación con el verdadero valor deportivo de uno. Otra causa puede ser una excesiva propensión a vivir la vida (y, por lo tanto, el deporte) como un conjunto de sueños sin los cuales sería malo y sin sentido.

Independientemente de la causa, la elección de una meta imposible siempre resulta estar abocada al fracaso, incluso cuando el sujeto “lo intenta”, sabiendo que no tiene ninguna posibilidad (el caso del soñador, aunque consciente de que el suyo es un sueño). El entrenamiento es de gran exigencia tanto cualitativa como cuantitativamente y las pruebas y controles en el campo se vuelven frustrantes y desmotivantes.

EL OBJETIVO IDEAL:

Es el que recoge los mejores frutos del entrenamiento. Si se analiza en detalle, resulta que recoge los méritos de los diversos objetivos “puros”, evitando sus defectos. Veamos las características.

Realista: No debe exceder la capacidad del sujeto.

Motivador: No tiene por qué haber certeza de logro. Cualquiera que haya corrido una maratón, no puede actuar como el simple propósito “participar en la segunda” (a menos que el primero no ha llegado arrastrándose y ahora quiere hacerlo bien!) Debido a que el objetivo es demasiado. La tasa de éxito varía según el calibre del atleta. Si el atleta que participa en los Juegos Olímpicos puede ser del 1%, en un aficionado es correcto establecer objetivos con un porcentaje de logro del 50%.

A medio plazo: Una meta a corto plazo (¡el domingo!) No permite una planificación adecuada y obstaculiza todos los planes de entrenamiento correctos. Uno a largo plazo finalmente corre el riesgo de ser desmotivador porque el corredor no puede mantener la concentración y constancia necesaria.

Oficial: Tendrá un marco “oficial” que enfatice su importancia y certifique el resultado. Hacer tu propio récord en un maratón es diferente de correr en tiempo en una carrera no competitiva de 42 km con una ruta “dudosa”. Utiliza un evento prestigioso no por la simple presencia, sino para probar un récord entre muchos otros corredores de igual valor.

 

Visita:

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email