Síndrome del piramidal en runners: Qué es, porque se produce y cómo se trata

¿Qué es el síndrome piramidal?

El síndrome piramidal o piriforme es un dolor y entumecimiento que comienza en la zona glútea y puede alcanzar la parte posterior de la pierna. Ocurre cuando hay una contractura del músculo y presiona el nervio ciático.

Se trata de una lesión común en los corredores. El piramidal o piriforme es un músculo que se encuentra en la zona profunda del músculo glúteo entre el sacro y el trocánter mayor del fémur.

El nervio ciático, dependiendo de la anatomía de cada uno, puede atravesar el músculo o pasar por debajo, por lo tanto, una sobrecarga de la piramidal puede comprimir el nervio, dando lugar a la “ciática falsa”  debido a una patología discal o facetaria de las vértebras lumbosacras.

 

¿Qué causa el síndrome piramidal?

Las causas más comunes del síndrome piramidal son:

  • Sentarse durante periodos prolongados de tiempo.
  • Traumatismos en las nalgas
  • Levantar objetos pesados.
  • Errores en el entrenamiento, como entrenar en superficies muy duras o, terreno inestable.
  • Calzado inadecuado,
  • No calentar o estirar antes o después del ejercicio.
  • Aumentar en intensidad de entrenamiento de forma repentina.
  • Alteraciones biomecánicas del paciente. Pie, rodillas, cadera…

A nivel fisioterapéutico, podemos encontrar en el examen físico causas tales como una debilidad moderada de los aductores de la cadera, o un aumento en la tensión de los rotadores externos o una hipomovilidad de la articulación sacroilíaca.

 

Tratamiento del síndrome piramidal

Los tratamientos que se pueden aplicar para el síndrome piramidal son:

  • Corregir posibles alteraciones biomecánicas con plantillas.
  • Mejorar los aductores en caso de debilidad
  • Relajar los rotadores externos
  • Movilizar la articulación sacroilíaca
  • Aplicar calor en la zona dolorida y posteriormente un masaje relajante.
  • Punción seca o terapia miofascial.
  • Estiramientos apropiados de la piramidal, suaves y progresivos realizados varias veces al día.

 

Si los síntomas persisten, habrá que volver a visitar al médico o fisioterapeuta para infiltrar los anestésicos locales, los corticosteroides….

Solo en los casos más extremos, se recurrirá a la cirugía para la tendotomía del tendón.

 

¿Cómo evitar el síndrome piramidal?

Como en cualquier lesión, lo más importante en el síndrome piramidal es la prevención. Para ello habrá que hacer hincapié en el calentamiento y estiramientos antes y después del ejercicio. Respetar los tiempos de descanso adecuados, fortalecer los músculos y corregir fallas en el entrenamiento que pueden sobrecargar el músculo.

 

Puedes favorecer este tipo de lesión utilizando tape (vendaje neuromuscular). Puedes ver cómo en este video:

 

Visita: